El cigarro dominicano, presentación y material impreso


Historia y características:

Desde 1994, la República Dominicana se está adelantando a Honduras y Cuba con respecto a la fabricación y exportación de cigarros hechos à mano:
Cada año la República Dominicana produce más de 6,000 millones de cigarros.

La mayoría de estos cigarros es fabricada en la región del valle del Cibao, y  especialmente en la ciudad de Santiago de los Caballeros; esta región reúne las mejoras condiciones y sus cultivadores tienen un amplio conocimiento en la materia.

Los cigarros dominicanos están presentes en el mercado de los Estados Unidos y de Europa, en fuerte competencia con los cigarros cubanos.

Las características de los cigarros dominicanos en comparación con los cubanos:  los cigarros dominicanos ofrecen una mezcla de sabores variados y bastante ligeros, muy agradables para el paladar del principiante que todavía no tiene la costumbre de fumar cigarros de calibre grueso.

Algunos fumadores dicen que resulta más fácil fumar un cigarro dominicano que un cubano, porque el primero es más airado.  Además los cigarros cubanos presentan defectos de fabricación más marcados que los dominicanos, y tienen un sabor más fuerte y menos variado.


Nuestros cigarros, totalmente hechos a mano:

Totalmente a mano: la fabricación es más esmerada,  con tripa larga, y se utilizan hojas  enteras, y el capote y la capa son enrollados por un torcedor.


Pequeña comparación de los sabores:

Aquí encuentra un resumen general de los sabores del tabaco y el humo de cigarros clasificados según la cosecha y los cigarros.

Sabores vegetales: Muy presentes en el aroma del tabaco y el humo de cigarros de calibre mediano o fino: los dominicanos, los cubanos livianos (heno recién cortado), Manila, Java (heno húmido), con un toque de eucalipto y algunas notas florales.

El nivel de humidificación influye mucho en la naturaleza y disfrute de las aromas vegetales: en el cigarro demasiado seco, el sabor recuerda la paja y aún el papel;  en el cigarro correctamente húmedo, el sabor puede tener ricos toques florales; en el cigarro  demasiado húmedo, aparece un sabor  a  heno agrio y picante.

Sabores con aromas a madera:  Muy parecidos a los sabores vegetales, estos aromas ofrecen una presencia olfativa más grande, con matices de jugos vegetales, resinas,  savias  y regaliz. Estos sabores se encuentran en los tabacos indígenas, llamados "criollos" y sus derivados: "olor dominicano", tabacos criollos de Honduras, tabacos cubanos "Du Partido" e igualmente en el "Vuelta Abajo" un poco rústico.

Sabores picantes:  El tabaco y los cigarros antes de encenderlos muchas veces huelen a pimientas.  El humo de los gruesos cigarros cubanos tiene un fuerte olor a pimienta, mezclado muchas veces al aroma del pimiento verde y la nuez moscada.  En este sentido los cigarros de Honduras son muy parecidos a los de La Habana, mientras en los cigarros dominicanos el aroma a pimienta se mezcla muy a menudo con los toques dulces de la miel.

Sabores con aroma a animales:  Todas las aromas a animales en los cigarros resultan de los subproductos a base de amonio creados por la fermentación.  Si la fermentación es incompleta, el amonio sube a la nariz; sin  embargo, los toques livianos de amonio recuerdan los olores de la finca, de corderos o almizcle.  Estos sabores están muy presentes en los bellos Habaneros y prevalecen en los cigarros clásicos de Nicaragua y los rústicos cubanos, muchas veces conjuntamente con olores a alcanfor e yodo.   Ciertos cigarros refinados, sobre todo los cubanos no muy fuertes, sorprenden con agradables aromas a marroquinería.

Sabores azucarados y tostados: Estos sabores provienen de los glúcidos de la planta, los cuales, según el nivel de la pirolisis, dan toques de miel (a veces dulzones y empalagosos), con sabores lacteados y una gran paleta de aromas que va desde los caramelos hasta los sabores tostados.  Los cigarros dominicanos huelen a pan de especias, con toques de vainilla y sabores lacteados, mientras los rústicos Habanas recuerdan el pan tostado y la chicoree.  Los cigarros de Honduras tienen un sabor carbonizado, los de Jamaica tienen sabores lacteados, y los brasileños huelen a caramelos y cacao. 

Sabor a humus:  Los olores de la tierra donde se cultiva el tabaco le dan este aroma terroso, siempre un poco rústico, pero muy agradable.  Los cigarros dominicanos en los cuales prevalece el "Olor Dominicano" tienen un olor característico del heno recientemente segado.  Los cubanos rústicos tienen sabores terrosas más fuertes; los cigarros de Honduras muchas veces tienen también este sabor a tierra que se vuelve terroso tan pronto que el cigarro se seque, pero esto ocurre con todos los cigarros.

Desde la ciudad de Santiago de los Caballeros hasta la tabaquería,

Al viajar por el valle del Cibao, en la República Dominicana, en dirección noroeste, usted llega a la cuenca de Santiago.   Ubicada entre varias pequeñas cordilleras, la ciudad de Santiago de los Caballeros, simpática y llena de vida, crece a un  ritmo típicamente latino.  En las afueras se encuentran todas las industrias, y entre ellas la industria  tabacalera.  Si usted sigue su camino, llega a las plantaciones de tabaco, en las laderas de la cordillera, con sus pequeñas cabañas para el secado del tabaco.
 

La ciudad de Santiago


El campo de Santiago


" la Tabaqueria "



Tel : + 1 829 954 96 56
E-mail : infos@cigars1.biz
Paco Blanco